El gobierno oficializó el “gatillo fácil”

Mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial, el gobierno nacional oficializó el protocolo que autoriza a las fuerzas de seguridad a emplear armas de fuego en casi todas las situaciones de intervención frente a un hecho delictivo, que la normativa considera como «peligro inminente». La que varios sectores sociales, humanitarios y políticos llaman «la doctrina Chocobar», implica un nuevo reglamento para uso de armas de fuego redactado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que flexibiliza los reglamentos vigentes para el empleo mortal de la fuerza. Así, se habilita el uso de armas de fuego de manera flexible frente a un «peligro inminente», que puede ser «actuar bajo amenaza» o ante la presunción de que el sospechoso tenga un arma letal. Además, habilita a emplear el arma de fuego en caso de fuga para lograr una detención. «Es lisa y llanamente, legitimar el gatillo fácil», advirtieron desde la Correpi.