El juez Farah se fue bajo presión

El juez Eduardo Farah pidió este miércoles formalmente dejar su lugar en la Sala II de la Cámara Federal porteña, ya que se halla en la mira del gobierno por haber votado a favor de la excarcelación de los empresarios Cristóbal López y Fabián de Souza. El magistrado, que en enero también revocó la prisión preventiva del exvicepresidente Amado Boudou, pidió al Consejo de la Magistratura su traslado transitorio al Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 y –cuando se produzca una vacante– al Tribunal Oral Federal 2 de San Martín. Por su parte, el consejero Juan Mahiques, operador oficial del gobierno en el órgano encargado de proponerle al Poder Ejecutivo eventuales traslados, adelantó ayer que el presidente Mauricio Macri y su ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, van a aceptar el cambio de destino. «Lo peor es el cambio de carátula: eso nos enloqueció», confesó Macri a fines de marzo desde su descanso en Chapadmalal luego de que la Cámara Federal, con votos de Farah y Jorge Ballestero, decidiera la excarcelación de los empresarios del grupo Indalo y el cambio en la tipificación del delito imputado, que pasó de «administración fraudulenta» a «retención indebida de aportes».