El Loco Houseman, un ídolo popular

René El Loco Houseman, jugador que brilló en Huracán y fuera pieza esencial del equipo campeón en el Mundial de 1978, falleció este jueves debido a un cáncer de lengua que padecía desde hace más de un año. El Loco fue considerado uno de los mejores punteros de la historia del fútbol argentino y, tras su retiro, tuvo reiterados problemas con su adicción al alcohol, al tiempo que su falta de ingresos y de oportunidades lo reintegró a la pobreza de la que había salido. La popularidad de Houseman trascendió el espacio futbolístico y, por caso, el músico y murguero Ariel Prat le dedicó un disco y una canción: «Marcado sobre la raya», grabado por la Houseman René Band. En esa época, El Loco era El Hueso y aparece estetizado en la tapa con la camiseta blanca del Huracán del 73, ese equipo que dirigía el Flaco Menotti y que sigue dando vueltas en la memoria futbolera porque ganó un campeonato jugando un fútbol de alta calidad estética, donde Houseman era la figura. Una parte del pueblo lo recordará por sus amagues y jugadas imponentes, que no le sirvieron para eludir el abandono del Estado, ausente a la hora de las necesidades del ídolo.