Entramado productivo

Se inauguró el Instituto de Políticas Públicas para el Desarrollo, iniciativa de la que forma parte la filial local del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. Fortalecer la actividad económica de la región, uno de sus objetivos principales.


Gil. «El desafío del IPP es recuperar un proyecto nacional, popular, democrático y solidario». (Sebastián Casali)

Con la activa participación de la filial La Plata del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, se lanzó el Instituto de Políticas Públicas para el Desarrollo (IPP). La entidad es impulsada por organizaciones de La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio, Brandsen y Magdalena, y tiene como objetivo principal articular acciones para fomentar la producción y el trabajo en la compleja coyuntura económica actual. Ricardo Gil, presidente del IMFC plantense, y Raúl Cúneo, presidente de la Comisión de Asociados de la filial Plaza San Martín del Banco Credicoop, forman parte del Consejo Consultivo y del equipo técnico asesor del nuevo espacio, que integran gremios, organizaciones sociales, entidades de la economía social, la Universidad Nacional de La Plata, la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) y la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA).

Unidos por la esperanza
La sede de IPP se encuentra en el centro de La Plata y fue inaugurada con la presencia de un importante número de referentes sociales, dirigentes sindicales, referentes universitarios, diputados, senadores y concejales. En este marco, Ramón Galarza, secretario general de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburiferos (SUPEH), y presidente del IPP, aseguró: «Los hombres y mujeres del movimiento obrero no estamos solo para discutir un punto más o menos del salario, queremos sentarnos en las mesas de discusión de esta ciudad, que es el centro del poder y aportar nuestra experiencia, nacida de las entrañas de las luchas, de las desgracias que vivimos en los años noventa».
En el acto también habló el secretario de política energética de Luz y Fuerza y coordinador general del nuevo centro de estudios, Carlos Gil, quien subrayó especialmente que la presencia de organizaciones sociales garantiza el contacto directo con las distintas problemáticas de los sectores: «No nos une el espanto, sino la esperanza de lograr un desarrollo en la región con justicia social, valor agregado y conocimiento científico», dijo. También tomaron la palabra integrantes del Consejo Consultivo del IPP, como Marcos Actis, vicerrector de la UNLP; Julián Moreno, de Apyme; y el investigador del CONICET Gabriel Merino.
Entre las ideas fundamentales subrayaron la necesidad de la reapropiación del conocimiento estratégico de los sectores de la producción y el trabajo, y la sistematización del trabajo sobre la región que permita proyectar políticas para su desarrollo.
El encargado de cerrar el acto de inauguración fue Ricardo Gil, quien estuvo acompañado de la jefa de la filial platense, Laura Sottile y Gabriel Ferrero, consejero. «El destino de un país está en las políticas y las decisiones económicas tienen que ser políticas, pero necesitamos que estén alineadas con un proyecto nacional y un proyecto de provincia», afirmó Gil. Así, el dirigente explicó que de nada sirve proponer políticas públicas a nivel regional «si el gobierno nacional abre la importación, no defiende al mercado interno, persigue a los trabajadores del Estado y plantea al salario como un costo». «Yo creo –concluyó– que el desafío de este IPP es construir ese gran frente social que no solamente diagnostique, evalúe e induzca políticas públicas, sino que seamos capaces de implementarlas y llevar adelante la recuperación del proyecto nacional, popular, democrático y fundamentalmente solidario; ese es el desafío colectivo».