España: el cuñado del rey marchará preso

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey de España, tiene cinco días para ingresar de forma voluntaria en cualquier prisión de España, para cumplir la condena de cinco años y diez meses que le impuso el Tribunal Supremo español por el caso de corrupción Nóos, según le informó ayer la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. Urdangarin acudió minutos después del mediodía a la sede del tribunal para retirar personalmente «el mandato de prisión», que le concede tiempo hasta el 18 de junio para ingresar en una cárcel del territorio español de su elección. El esposo de la infanta Cristina, quien llegó a la sede judicial acompañado por su abogado, Mario Pascual Vives, fue recibido con gritos de «¡chorizo!», «¡ladrón!» y «¡los Borbones a los tiburones!», por una veintena de personas que se concentraron en el lugar. Apenas estuvo unos minutos dentro de los juzgados. El caso Nóos, por el que fue condenado Urdangarin, estalló hace más de diez años, poniendo a la Corona española por primera vez en el centro de una trama de corrupción.