Excavarán en busca de pruebas de vuelos de la muerte

El Ministerio de Defensa preservará un triángulo que forman dos de las pistas de esa guarnición militar para realizar excavaciones en busca de ampollas de Ketalar, la droga que usaba el Ejército para adormecer a los secuestrados antes de arrojarlos al río o al mar. Así se lo ordenó el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín, que juzga a cinco militares retirados por los vuelos de la muerte en Campo de Mayo. Uno de los conscriptos que en 1976 debió levantar cientos de ampollas que tiraban los médicos militares identificó el lugar el lunes pasado, durante una inspección ocular en la que jueces, fiscales, querellantes, testigos, periodistas y familiares de víctimas pudieron ver tres aviones Fiat G-222 y un Twin Otter de los que se usaron durante el terrorismo de Estado abandonados en ese predio.