Farmacias

(Foto: Jorge Aloy)

Carlos Rosenkrantz, el nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, aparece como el autor intelectual de la demanda que la cadena Farmacity mantiene contra la provincia de Buenos Aires desde hace ocho años en su intento de instalarse en el territorio bonaerense, hasta ahora frustrado debido a que la ley provincial 10.606, que regula la actividad farmacéutica, prohíbe la instalación de farmacias registradas como sociedades anónimas. El estudio Bouzat, Rosenkrantz & Asociados fue contratado por la empresa cuando presentó la primera demanda contra la provincia. Farmacity, cuyo CEO era el exvicejefe de Gabinete, Mario Quintana, emprendió la batalla legal cuando el Ministerio de Salud bonaerense le negó autorización para habilitar una sucursal en Pilar.
Desde entonces fue recogiendo fallos adversos en todas las instancias judiciales, incluida la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires. Su última «batalla» es la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ahora presidida por quien fue su abogado y que, tras suspender la audiencia pública prevista el 29 de agosto para escuchar los argumentos a favor y en contra de la demanda, convocó a una nueva reunión para el 7 de nociembre.
Mientras la cadena espera que la Corte Suprema declare inconstitucional los artículos 3 y 14 de la ley 10.606 para desembarcar en la provincia, 106 municipios bonaerenses han promulgado ordenanzas prohibiendo la apertura de farmacias propiedad de sociedades anónimas. En muchos de estos distritos, como recientemente en San Isidro, los concejales de Cambiemos votaron junto con el FpV y el Frente Renovador contra el modelo de «farmashopping» a instancias de los colegios farmacéuticos de cada comuna.