Festejo compartido

Cena, discursos y recuerdos amenizaron la conmemoración del 36º aniversario del banco cooperativo en una jornada organizada por filiales de Credicoop y del IMFC.

 

Ricardo Gil. El dirigente destaca la trayectoria del movimiento de crédito. (Sebastián Casali)

En el marco de los festejos por el trigésimo sexto aniversario del único banco cooperativo del país, las filiales de las ciudades de La Plata, Berisso y Ensenada del Banco Credicoop organizaron junto con la filial platense del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos una cena a la que asistieron gerentes, personal, dirigentes, miembros de las comisiones de asociados, referentes del IMFC, cooperativistas y mutualistas, además de representantes de la Universidad Nacional de La Plata, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y autoridades de los tres municipios.
«Este nuevo aniversario que cumple el movimiento cooperativo de crédito, nucleado en el Instituto Movilizador, demuestra que es posible gestionar colectivamente una entidad bancaria con altos niveles de eficiencia y, al mismo tiempo, mantener en alto los principios solidarios», dijo el consejero administrador local del banco, Claudio Guzmán, en la apertura del encuentro realizado en Salón Cultural Lozano, al que asistieron unas doscientas personas. Por su parte, Ricardo Gil, síndico local y presidente del IMFC de La Plata, se refirió a la historia de lucha del movimiento y destacó el crecimiento que tuvo la institución en los últimos años, que le suscitó un reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional. «Brindamos servicios que satisfacen de manera eficaz los requerimientos de nuestros asociados y que, a su vez, generan la rentabilidad mínima pero necesaria para poder continuar con las prestaciones y alcanzar la capitalización básica –manifestó Gil–. En la medida en que continuemos siendo fieles a nuestras ideas de ayuda mutua y compromiso social y dediquemos los esfuerzos a atender las demandas financieras de la comunidad en que estamos inserto, los resultados serán los esperados», añadió. Asimismo, el dirigente recordó el espíritu revolucionario que caracterizó a las cajas de crédito cooperativas y aseguró que la impronta solidaria que éstas promovían continúa viva en el objetivo principal que tiene actualmente el banco de prestar el mejor servicio posible, antes que obtener la máxima ganancia. Según el síndico, las organizaciones de la economía social y las pequeñas y medianas empresas son las principales garantes del empleo y la producción en el país y aseguró que actualmente más del 20% de ellas se encuentran vinculadas al Credicoop. «Esto es producto de un gran trabajo de integración, ya que desde su origen el banco prioriza la atención, el desarrollo y la promoción de este sector», explicó Gil e instó a los presentes a profundizar la búsqueda colectiva para mejorar la participación y la autogestión del banco, a fin de generar una dinámica más comprometida con las necesidades de la sociedad. En otro momento de la velada, el secretario de educación zonal, Daniel Cámpora, compartió un audiovisual realizado por la Cooperativa Escolar Maldocoop: Planta de compostaje educativa, un proyecto educativo estratégico destinado a combatir la deserción escolar y fomentar la inclusión laboral de alumnos y alumnas de la Escuela Secundaria Básica 311 de la ciudad de Bahía Blanca. «Este es un excelente ejemplo de las posibilidades que puede brindar el desarrollo y la organización cooperativa a nivel escolar y también en la creación de empleo para las nuevas generaciones», dijo Cámpora.
Entre otros motivos, los presentes celebraron que la banca cooperativa se encuentra entre las 10 primeras entidades bancarias privadas de la Argentina, con solidez patrimonial y extensa trayectoria en la atención personalizada de sus asociados. La cena culminó a la medianoche, tras un brindis que incluyó simbólicamente a las 257 filiales del banco que conforman la extensa red que Credicoop tiene a lo largo y ancho del territorio nacional.

Luciana Burgos