Francisco condenó la muerte de Floyd

En su oración semanal del Ángelus en el Vaticano, el papa Francisco dijo: «Queridos hermanos y hermanas en Estados Unidos, he sido testigo con gran preocupación de los inquietantes disturbios sociales en su nación en estos últimos días, después de la trágica muerte del señor George Floyd». Luego, Francisco afirmó: «Amigos míos, no podemos tolerar ni hacer la vista gorda ante el racismo y la exclusión de ninguna forma y, sin embargo, pretender defender lo sagrado de toda vida humana. Al mismo tiempo, debemos reconocer que la violencia de las últimas noches es autodestructiva. Nada se gana con la violencia y sí se pierde mucho». Francisco detalló que está orando por el «descanso del alma de George Floyd y de todos aquellos que han perdido la vida como resultado del pecado del racismo».