Sin categoría | DE LA GUERRA A LA PANDEMIA

Fuerzas inclusivas

Los Juegos Paralímpicos nacieron en 1948 después de la Segunda Guerra Mundial. Lo pensó Ludwig Guttmann, un neurólogo británico (aunque nacido en Alta Silesia, que por entonces pertenecía al imperio alemán y hoy es Polonia) que ayudó a colegas a huir de la Alemania nazi. Una vez terminada la guerra, Guttmann pensó que el deporte era una buena posibilidad de inclusión para quienes habían sufrido lesiones en el combate. Había estado al frente del hospital de Stoke Mandeville atendiendo militares y también civiles. Lo que seguía era reinsertar a sus pacientes.
En paralelo a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 48, Guttmann logró organizar los Juegos de Stoke Mandeville con algunos pacientes. Arco y flecha y lanzamiento de jabalina. Con el correr de los años, se fueron sumando participantes y también disciplinas. Pero el inicio de la historia oficial se produjo en coincidencia con Roma 60. Fue la primera vez que los International Stoke Mandeville Games se realizaron junto con los Juegos Olímpicos. Aquellos resultaron los primeros Juegos Paralímpicos, un término que se utiliza, sin embargo, desde Los Angeles 84. 
Los de Tokio 2020 fueron los decimosextos Juegos Paralímpicos desde aquellos inicios de posguerra a estos tiempos de pandemia, sin espectadores y con participantes que también debieron cumplir fuertes restricciones. Pero más allá de la cuestión organizativa, de lo que costó que se lleguen a estos Juegos, incluso con la mirada negativa de los ciudadanos japoneses, fue posible por la fuerza de los 4.400 atletas de los 162 comités paralímpicos que participaron. Esa fuerza es la que surge en cada competición desde 1948 para mostrar un deporte más inclusivo.