Género indefinido

Ni femenino ni masculino: por primera vez, una partida de nacimiento argentina se abstiene de registrar el sexo de una persona, y en lugar del clásico encasillamiento «varón-mujer», hay un espacio vacío. El inédito hecho ocurrió en Mendoza, donde el Registro Civil hizo lugar al pedido de una persona que no se sentía identificada con el sexo asignado al nacer, y rectificó su partida de nacimiento y su DNI. A Gerónimo Carolina González Devesa –tal el nuevo nombre que eligió– se le asignó al nacer el sexo femenino. Nunca se sintió mujer y a los 29 años comenzó una terapia hormonal para modificar su cuerpo y su voz. Su obra social le exigía que modificara su DNI para realizarse una mastectomía, pero Gerónimo Carolina tampoco quería un documento masculino. «La figura del macho patriarcal no me gusta», aseguró. Hoy, cuenta, logró su objetivo de «romper con el binarismo» del sistema varón-mujer al convertirse en la primera persona argentina cuyo DNI no consigna sexo alguno.