Georgina Orellano

«Te tiran: “Ninguna mujer nace para puta”, pero lo cierto es que ninguna mujer nace para decirle a otra lo que debería hacer con su cuerpo».