Gestión conjunta

Formada por extrabajadores de Siemens, se inició con una remisería y hoy brinda servicios de informática y telecomunicaciones. Sinergia con empresas de la economía social y vínculos con el IMFC.

 

Crecimiento sostenido. Los integrantes de la cooperativa bonaerense lograron diversificar las prestaciones y sumar asociados. (Juan C. Quiles/ 3 estudio)

Los integrantes de la Cooperativa de Trabajo Exsicoop, proveedora de servicios, sostienen que su entidad es «hija de la crisis de 2001», ya que se conformó en el marco de las reestructuraciones que llevó a cabo en ese momento en el país la firma alemana de electrónica e ingeniería Siemens. Frente a los inminentes despidos, en 2002 un grupo de trabajadores de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Villa Ballester, partido de San Martín, decidió conformar un proyecto autogestivo. Para llevar adelante esta iniciativa, una docena de operarios acordó con la multinacional el desarrollo de una remisería: los antes empleados invirtieron el dinero de sus indemnizaciones en la compra de vehículos y la compañía se comprometió a contratar sus servicios. A esta propuesta se sumaron tareas de limpieza y mantenimiento de los espacios verdes del amplio predio de la empresa. En otra instancia, el proceso de reestructuración de la multinacional también dejó afuera a varios empleados de mayor calificación, técnicos e ingenieros, lo que llevó a la cooperativa bonaerense a sumar más rubros y a incorporar los servicios de informática y telecomunicaciones entre sus prestaciones, recuperando puestos de trabajo. «En el rubro telecomunicaciones atendemos a varias cooperativas de servicios públicos del interior del país, más que nada en lo que tiene que ver con la implementación de fibra óptica», explica Luis De Marco, técnico en telecomunicaciones y presidente de Exsicoop. Las cooperativas de servicios públicos de la Argentina expandieron el uso de fibra óptica en numerosas localidades del país. Conscientes de esta necesidad de actualización en telecomunicaciones, Exsicoop promueve la capacitación permanente de sus técnicos, lo que le permite mantener su incidencia en ese mercado.

 

Apoyo fundamental
Un nuevo desafío se presentó cuando la compañía alemana vendió el predio de San Martín y los asociados que se dedicaban a las tareas de mantenimiento del lugar quedaron nuevamente sin trabajo. Otra vez, fue la integración cooperativa la que les permitió resolver esta situación: firmaron un acuerdo con la cooperativa telefónica de Del Viso para hacerse cargo del cuidado de su campo deportivo y recreativo. «También fue fundamental el apoyo que recibimos del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos que, a través de su Oficina de Proyectos, nos otorgó un microcrédito para renovar las herramientas y comprar un tractor y otras maquinarias», comenta De Marco. Recientemente Exsicoop también recibió el acompañamiento del IMFC para adquirir insumos necesarios para la provisión del servicio de fibra óptica. «Esta sinergia demuestra la importancia que tiene la unión y la integración de las entidades de la economía social», destaca el presidente.

Mujeres protagonistas. En la planta
donde se ensamblan lámparas de led.
(Juan C. Quiles/ 3 estudio)

De 12 trabajadores que en 2002 iniciaron la cooperativa, Exsicoop pasó a tener 50 asociados que hoy se desempeñan en las diferentes áreas: el módulo técnico de telecomunicaciones e informática, el área de mantenimiento de espacios verdes y el módulo de servicios de remisería empresarial, y la distribución de tareas de gestión administrativa. Logros notables fruto de mucho esfuerzo, ya que los comienzos no fueron sencillos: a la cooperativa le costó conseguir clientes, también posicionarse en los distintos rubros en los que se desempeña. «Venimos de una estructura laboral verticalista –explica De Marco–, y tuvimos que acomodarnos. Hubo diferencias y aún existen discusiones y miradas divergentes, pero, en el hacer diario, nos dimos cuenta de que en la cooperativa cada uno tiene posibilidades de elegir, de opinar y también que la gestión nos compromete a todos. Entendimos que el trabajo cooperativo es un ejercicio, un aprendizaje y un trabajo permanente en el que todos aportamos algo, y, por suerte, nos va bien».
Actualmente, la sede administrativa de Exsicoop se encuentra dentro del predio de la Incubadora de Empresas Fray Luis Beltrán del municipio de San Martín, donde se agrupan numerosos emprendimientos sociales y comunitarios. Además, la cooperativa cuenta con un galpón para vehículos y una sala de estar  para los choferes. Allí también funciona una pequeña planta productiva en donde se ensamblan luminarias led para alumbrado público. «Estamos apostando fuertemente a este proyecto que es de fabricación nacional. Si bien algunos componentes son importados, toda la matricería y el ensamble se hace con nuestro trabajo», dice el presidente. Mientras la mayor parte de la producción nacional se concentra en las grandes empresas, las cooperativas y las pymes son las principales generadoras de empleo registrado, y, como tales, aportan a la distribución equitativa del ingreso, y esta iniciativa de Exsicoop así lo demuestra. «Desde el consejo de administración de la cooperativa –concluye De Marco– estamos convencidos de que la mejor forma de crecer es a través de la cooperación y de la integración con otras empresas de la economía social y solidaria».

Silvia Porritelli