«Grave y contagiosa»

«Una enfermedad altamente contagiosa, grave y potencialmente fatal». Así describe al sarampión un comunicado de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) que advierte, además, sobre «el riesgo de reintroducción de la enfermedad en el país si no se adoptan las medidas preventivas adecuadas». La confirmación del primer caso autóctono de la enfermedad en 18 años puso en alerta al sistema de salud por la presencia de un virus que había sido erradicado de la región de las Américas en 2015. En Europa, donde la incidencia de la enfermedad viene creciendo sin pausa, se registraron el año pasado 21.315 casos, cuatro veces más que en 2016. Los países más afectados han sufrido un grave descenso en las tasas de vacunación debido a la disminución de la cobertura de los sistemas de salud y el auge del movimiento antivacunas. En nuestro país, la incidencia de estos movimientos es menor, pero especialistas advierten que, a pesar de la obligatoriedad y la gratuidad de las vacunas, en los últimos años se evidencia una caída en las coberturas de la primera y la segunda dosis de triple viral –la vacuna que inmuniza contra el sarampión–. Frente a esta situación, la SAP destacó que «la única forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación adecuada».

(Marcos Brindicci)