Herramienta de transformación

La filial platense del IMFC y las comisiones de asociados de Credicoop de La Plata, Berisso y Ensenada celebraron el Día de las Cooperativas junto con la UNLP.

 

Agricultura familiar y cooperativas. Los panelistas destacaron el rol del asociativismo en el desarrollo del sector. (Sebastian Casali)

En los últimos tiempos el vínculo entre el movimiento cooperativo y la Universidad Nacional de La Plata se está afianzado a través de la promoción conjunta de actividades y proyectos a fin de beneficiar el crecimiento económico y social de la región. En esa línea, los dirigentes de la filial del IMFC y las comisiones de asociados platenses del Banco Credicoop decidieron celebrar el 93° aniversario del Día Internacional de las Cooperativas, junto con representantes de la Universidad. «El cooperativismo como herramienta de transformación social. Agricultura familiar y cooperativas», fue el título de la charla organizada con motivo de la conmemoración en la sede de la Casa de las Cooperativas Federadas. Acompañaron en el panel al presidente de IMFC platense, Ricardo Gil, el decano de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Daniel Scatturice; el secretario de Extensión de la Facultad de Ingeniería, Gustavo Saralegui, y Sergio Dumrauf, referente de la Corriente Agraria Nacional y Popular (CANPO).
«Nosotros entendemos que el modelo de gestión cooperativa que hemos llevado adelante tanto en el IMFC como en el Banco, a través de un sistema de democracia participativa y compromiso, es válido para plantearlo en otras organizaciones, que pueden también ser estatales», aseguró Gil en el inicio del encuentro y comentó que, en el caso del banco cooperativo, este modelo, que lleva 36 años dentro del sistema financiero, tiene un fuerte sentido federal ya que la entidad cuenta con 257 comisiones de asociados, las que «representan la particularidad de cada lugar». En ese sentido, el dirigente remarcó que uno de los principales desafíos es lograr la aprobación del proyecto de Ley de Servicios Financieros, presentado por Carlos Heller en el Congreso Nacional. Asimismo, recordó la incidencia del movimiento cooperativo a nivel nacional en los cambios de la Carta Orgánica del Banco Central y además mencionó la participación activa del IMFC en la ciudad de La Plata a fin de impulsar proyectos de ordenanzas destinados a facilitar el financiamiento a unidades productivas de agricultura familiar, microcrédito y financiamiento para grupos precooperativos. Por su parte, Scatturice remarcó el abanico de posibilidades de crecimiento conjunto que se abrió a partir de la sanción de la Ley 27.118 que declara de interés público la agricultura familiar, campesina e indígena. «Esta norma atravesó un importante proceso de construcción colectiva que duró casi 6 años», recordó el decano, y resaltó el rol que puede desempeñar el cooperativismo en ese campo. «La Ley Federal de la Economía Social y Solidaria, impulsada por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) va a permitir una mejor aplicación y desempeño de la legislación agraria», indicó el catedrático.
En tanto, Dumrauf recordó que de los 3.000 productores que hay en el cordón agrícola platense, el 95% son arrendatarios que sobrellevan condiciones muy desfavorables dentro del sistema productivo, dada la concentración histórica de la propiedad de la tierra y el escaso financiamiento que hay para productores. «La variable de ajuste es siempre el productor», dijo el referente de CANPO y subrayó la importancia de intensificar el trabajo colectivo que vienen llevando adelante el movimiento cooperativo, la Universidad y los productores locales.

 

Estrategia colectiva
A su turno, Saralegui destacó la importancia del cooperativismo como forma de organización para los emprendimientos de los jóvenes y recordó que hace un año en la Facultad de Ingeniería no se conocía mucho sobre el movimiento. «A partir de una jornada que realizamos juntos, hemos comenzado a compartir numerosos espacios de participación», señaló el secretario de extensión y recordó que en noviembre del año pasado, la Facultad de Ingeniería firmó un convenio con la Unión Productiva de Empresas Autogestionadas (UPEA), en el marco de una Jornada de Cooperativismo para Emprendedores de la que también participó el IMFC La Plata. Estas iniciativas fueron las que generaron debate acerca de la inclusión en las curriculas universitarias de la temática cooperativa. En ese marco, Saralegui anunció la incorporación de una materia sobre formación cooperativa en la carrera de Ingeniería. «Culturalmente el cooperativismo es el instrumento empresario más importante que tenemos para transformar la sociedad», afirmó Saralegui y manifestó el desafió de lograr que los profesionales que se reciban en las facultades se asocien y formen cooperativas. «El cooperativismo –concluyó– es un virus que el capitalismo no se puede sacar de encima».
Luego de las exposiciones y del intenso intercambio de preguntas e ideas entre el público y los panelistas, el presidente Gil mencionó una frase de Manuel Belgrano, en la cual el creador de la bandera proponía la defensa del mercado interno y la promoción de la agricultura y condenaba el endeudamiento del país.
Entre los dirigentes que asistieron al acto se encontraban la secretaria
de Género de la CTA Estela Díaz; el consejero del IMFC y presidente de la comisión de asociados de la filial La Cumbre de Credicoop, Gabriel Ferrero, y los titulares de las comisiones platenses, Raúl Cúneo (439), Ernesto Naclerio (019) y Alicia Gonzalo (432), entre otros.

Luciana Burgos