Historia viva

Nelson Cativiela y Roberto Gutiérrez, integrantes de la caja de crédito Bernardo de Monteagudo, hoy filial Parque Patricios de Credicoop, fueron homenajeados en un acto donde repasaron su trayectoria como pioneros del movimiento solidario.


Orgullo. Gutiérrez y Cativela posan con las placas recordatorias obsequiadas por el banco. (Mariana Morena)

Nacida en 1963 como Bernardo de Monteagudo Cooperativa de Crédito, Vivienda y Consumo Limitada, la entidad fundada en el barrio porteño de Parque Patricios fue una de las cajas de crédito que llevó adelante un destacado rol dentro de su comunidad. Impulsada por históricos dirigentes como Jacobo Amar y con el apoyo central del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, la caja, como tantas otras a lo largo y ancho del país, tuvo un papel central en la zona sur de la Capital Federal, aportando a la concreción de importantes iniciativas vecinales.
Nelson Cativiela y Roberto Gutiérrez formaron parte del grupo de dirigentes que dio vida a la caja, hoy filial Parque Patricios de Credicoop. Por este motivo, fueron homenajeados en un emotivo acto en esa sede del banco. Participaron del agasajo Horacio Giura (vicepresidente 2º de la mesa directiva de Credicoop), Raúl Aprea (consejero zonal) y Manuel Bafalluy (secretario de educación zonal), además del gerente de la filial Parque Patricios, Gabriel Cantariño, y Gerardo López, presidente de la comisión de asociados de la misma. También asistió el presidente de la asociación de comerciantes de Parque Patricios, Raúl Bascoy.

Espacio compartido
«Es un momento propicio para hacer un poquito de historia y agasajar a dirigentes de mucha trayectoria que arrancaron allá en las cajas de crédito y que después pasaron a formar parte del Banco Credicoop», dijo Gerardo López en la apertura.
«Uno participa donde se siente cómodo, donde forma amigos, donde tiene compañeros de lucha, donde comparte muchas horas. Eso sucede en este banco, que es más que un banco, es un movimiento», dijo, por su parte, Giura. Y agregó: «Hoy el Banco Credicoop es el quinto banco privado nacional, es una entidad que tiene 5.600 empleados, y tiene 3.500 dirigentes como Nelson y como muchos otros que han ido construyendo. Estos chicos, estos muchachos, son eso: constructores. Han partido de la nada, de pequeñas empresas, y aprendieron el cooperativismo participando, haciendo honor desde adentro».
Pionero junto con Raúl Martínez de la caja de créditos Monteagudo, Cativiela, actual síndico suplente de Credicoop y otrora integrante de la mesa directiva del banco, valoró la importancia de la inclusión de jóvenes dirigentes al movimiento solidario y recordó sus inicios en la militancia cooperativa a partir de 1963. «Había escuchado –recordó Cativiela– de Rochdale, que fue la primera gran cooperativa inglesa, pero no tenía la menor idea de qué se trataba. A mí me gustó siempre conocer y leer algo de historia, para mí es una de las cosas fundamentales para conocer y para ver a dónde vamos o a dónde pudimos haber ido, y la cooperativa se llamaba Bernardo de Monteagudo. Monteagudo, el que conoce un poquito, está muy ligado a Belgrano, a San Martín, a Moreno, a Dorrego». «Este banco –agregó– tuvo dirigentes que fueron maestros. Yo conocí verdaderos maestros en lo que hace a la conducción, incluso no compartía totalmente la ideología política, en algunas cosas, pero había cosas que realmente yo lo entendí más allá del color de la camiseta». Y agradeció la formación de económica y política que adquirió por participar del movimiento del que forma parte desde hace 55 años.
Por su parte, Roberto Gutiérrez, histórico integrante de la comisión de asociados de la filial Parque Patricios de Credicoop, señaló: «Es lindo que me hagan un homenaje en vida». Y puntualizó varios recuerdos del quehacer cotidiano en la caja de crédito, que iban aflorando a medida que daba su discurso, concluyendo con un comentario que hizo en una de las asambleas anuales del banco cooperativo: «Yo ahí dije lo que realmente quería decir: algo habremos hecho».