Hogares porteños

Tras elaborar un informe sobre el estado de los hogares para niños y niñas de la Ciudad de Buenos Aires, el defensor del Pueblo solicitó al gobierno porteño que garantice los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran internados. Personal de Defensoría visitó los institutos dependientes de la Dirección General de Niñez y Adolescencia, entre ellos el Hogar Curapaligüe, que alberga a más de 40 niños, niñas y adolescentes y que padece «deficiencias edilicias, de habitabilidad, accesibilidad y seguridad, lo que expone a situaciones de riesgo a la población infanto-juvenil que se encuentra allí alojada».
El informe advierte que el gobierno tiende a realizar convenios con hogares localizados en la provincia de Buenos Aires, que suelen ver superada su capacidad. El 56% de las instituciones no tiene habilitación y el 22% solo cuenta con permiso precario de funcionamiento. Teniendo en cuenta el cuadro de situación, la Defensoría instó a los funcionarios del área a resolver las medidas necesarias para garantizar el alojamiento de niños/as y adolescentes que fueron separados de su medio familiar o comunitario, y evitar con ello delegar responsabilidades gubernamentales a organizaciones de la sociedad civil.