Horas decisivas en la reestructuración de la deuda

El ministro de Economía, Martín Guzmán, encara jornadas decisivas en el proceso de reestructuración de deuda, ya que con las ofertas de todas las partes implicadas sobre la mesa y la crisis del COVID de fondo, las negociaciones con los acreedores llegan a su fin este martes. Guzmán, reiteró el mensaje de que el país ha alcanzado su límite de oferta y «no tiene la capacidad de ofrecer más», en respuesta a la solicitud de tres grupos bonistas, que la semana pasada enviaron una carta al titular de Economía en la búsqueda de una «resolución consensuada». Respecto a las ofertas, las diferencias cada vez son más estrechas entre ambas partes. Los bonistas, en su último movimiento ofrecían un canje promedio de 56,6 dólares por cada papel de 100 dólares, frente a los alrededor de 53 dólares que ofrece la administración de Alberto Fernández. Esta diferencia supone un margen de apenas 3.000 millones de dólares de un total a reestructurar de unos 65.000 millones de dólares. Guzmán aseguró que el Gobierno está evaluando todas las opciones para postergar la fecha más allá del 4 de agosto, pero reitera que el país hizo «el máximo esfuerzo posible», con una oferta que es definitiva. «La oferta está vigente y los acreedores tienen tiempo de aceptar», señaló el ministro.