Joven boliviano preso por coquear

José Luis Zurita Delgadillo, de 28 años, boliviano, que vive hace más de 10 años en la ciudad de La Plata, fue detenido por la policía cuando estaba en el barrio de Lugano, CABA, y ya había comprado 30 kilos de hojas de coca para la comunidad boliviana, algo muy usual, ya que ese sábado se celebraba el día de la Virgen de Urkupiña. José Luis estaba junto a su madre cuando fue detenido y, conocedor de sus derechos, en todo momento argumentó lo especificado por la Ley respecto de que no es ilegal la posesión de hojas de coca en estado natural. Concretamente el artículo 15 de la Ley 23.737, dice: «La tenencia y el consumo de hojas de coca en su estado natural destinado a la práctica del coqueo o masticación, o a su empleo como infusión, no será considerada como tenencia o consumo de estupefacientes». A casi un mes de estar detenido, ya le fue negada en dos oportunidades la excarcelación y el juez Marcelo Martínez de Giorgi lo procesó por el delito grave de «acopio para producir droga». La detención de un boliviano por coqueo es similar a que si un argentino marchara preso pero tomar mate. Aunque la yerba no es una planta sagrada en nuestro país, como sí lo es la coca para diversos pueblos originarios andinos.