Kuczynski en la cuerda floja

Ante la acumulación de pruebas en contra, el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski se halla nuevamente cerca de la destitución. Luego de casi tres meses después de que el mandatario se salvara por apenas ocho votos de ser destituido por el Congreso, en el Parlamento se volvió a presentar un pedido para sacarlo del cargo. La razón es la misma: los oscuros negocios con la cuestionada constructora brasileña Odebrecht cuando fue ministro en el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006), hoy prófugo tras ser sindicado de recibir sobornos de Odebrecht. Kuczynski está acusado de contratar consultorías financieras y obtener millonarias ganancias con Odebrecht, a través de una empresa de su propiedad, mientras era ministro y la empresa paralelamente contrataba con el Estado y se beneficiaba de decisiones del gobierno en las que él tuvo rol protagónico. También se le acusa de haber mentido al negar esas relaciones. Y hace unos días un funcionario de Odebrecht reveló que la empresa le había dado 300.000 dólares para la campaña de las elecciones de 2011.