La autoproclamada Áñez cambió mandos militares

Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta de Bolivia, nombró una nueva cúpula militar y negó haber llegado al poder mediante un golpe de Estado, como lo afirma el exmandatario Evo Morales, asilado en México. «No hay un golpe de Estado en Bolivia, hay una reposición constitucional», dijo en una rueda de prensa en el Palacio Quemado, al día siguiente de asumir el poder. La dirigente reiteró que convocará a elecciones «en el plazo más breve posible». Este miércoles designó una nueva cúpula militar, de cinco oficiales, nombrando como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas al general Sergio Carlos Orellana, del Ejército, en una ceremonia a la que acudieron medio centenar de oficiales. «El Estado nos necesita más que nunca para mantener la paz», dijo Orellana en un discurso, en el que pidió a los seguidores de Morales que «depongan sus actitudes intransigentes». La mandataria también nombró un nuevo jefe del Estado Mayor de la Defensa, así como nuevos comandantes en jefe del Ejército, de la Armada (marina de guerra) y de la Fuerza Aérea. Áñez elogió «la disposición democrática de las Fuerzas Armadas y la Policía» que abandonaron a Morales.