La Bonaerense con arma nueva

«Las técnicas que a continuación se describen deben ser practicadas con regularidad para optimizar el potencial del Bastón Tonfa Policial (PR-24) y brindar al personal autoconfianza y seguridad», reza el manual aprobado por la resolución 2020/2018, que fue entregado por mail a los 90.000 agentes que patrullan las calles bonaerenses. Ya 55.000 agentes comenzaron a recibir las cachiporras de 61 centímetros de longitud y 600 gramos que deberán llevar de forma permanente en la cintura. De ese modo, los efectivos de la Policía Bonaerense contarán con un nuevo elemento para hacer uso de la fuerza pública: el bastón Tonfa, que había dejado de utilizarse hace tiempo, pero que ahora todos los policías tendrán a la mano para reprimir o «repeler una acción agresiva» supuestamente sin llegar a usar las armas de fuego. El ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, aprobó el uso del polémico bastón en la provincia de Buenos Aires como «un arma defensiva y ofensiva»