La Corte Suprema abrió el per saltum de los tres jueces

Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, trasladados durante el macrismo, no volverán a los tribunales para los que fueron designados, por el momento, según acordó el máximo tribunal nacional. Los magistrados habían sido trasladados sin acuerdo del Senado a la Justicia Federal Penal, donde se tramitan las causas de supuesta corrupción en la gestión kirchnerista, pero tras el rechazo del Senado a ese trámite, deberían volver a sus salas de origen. De esta forma quedó en suspenso el trámite hasta una resolución definitiva de la Corte. En la misma resolución se le comunicó al Consejo de la Magistratura que, hasta que se pronuncie sobre el fondo de la cuestión, debe abstenerse de llevar adelante cambios y/o designaciones de magistrados; y al mismo tiempo le dio 48 horas para enviar el expediente completo. De esta manera, la Corte se expidió sobre la admisión del recurso, pero no sobre el fondo, porque la sentencia debe dictarse después de que conteste el Consejo de la Magistratura. Es probable que, como el máximo tribunal acortó los plazos y decretó días y horas inhábiles, la decisión sobre el fondo sea muy rápida.