La devaluación del real y la Argentina

La moneda brasileña sufrió una fuerte devaluación y llegó a los 4,20 reales por cada dólar. Esta devaluación baja los costos y el salario en dólares brasileños generando un frente de posibles presiones para la economía local.  Por un lado, las agencias de turismo argentinas entienden que, de persistir la tendencia devaluatoria, beneficiaría a los que quieran viajar este verano porque encontrarán que en medio de un cepo cambiario, los precios medidos en dólares son más accesibles. El costado negativo es que mientras se abre la posibilidad de mejorar competitivamente el costo de las vacaciones de aquellos que quieran ir a Brasil, el turismo receptivo sufrirá la llegada de menos brasileños que hoy necesitan más reales para acceder al dólar. Otros sectores económicos locales siguen muy preocupados por el devenir del tipo de cambio en Brasil ya que pone en riesgo el superávit alcanzado en el intercambio comercial con el principal socio de la Argentina. Desde los sectores industriales observan con mucha preocupación el devenir del tipo de cambio en Brasil y la situación en la que queda la Argentina.