La guerra de los galgos


(Iván Alvarado)

 

El proyecto de ley para prohibir en todo el país las carreras caninas, que había sido aprobado en el Senado, obtuvo dictamen favorable de la comisión de Legislación penal de la Cámara de Diputados y, según se espera, será tratado antes de fin de año en el recinto. Desde el Proyecto Galgo Argentina, una de las principales impulsoras de la ley, denuncian la «atrocidad y explotación» que implican estas competencias. «Los galgos son drogados para cada carrera, sin importar las consecuencias fatales que ello conlleva –aseguran–. Viven hacinados en jaulas diminutas, son atados para realizar montas forzadas por la cría indiscriminada de la raza. Su “vida útil” es de poco menos de 3 años. Después de un tiempo de competir quedan completamente destrozados. Si un perro no gana, se lo descarta. Cuando algunos de ellos son rescatados los encontramos en las peores condiciones: desnutridos, quebrados, mutilados, golpeados y hasta tirados en zanjas agonizando». En tanto, los galgueros exigen un trato similar al de los criadores de caballos para polo y turf. «Estamos de acuerdo con erradicar y penalizar conductas ilegales que van en contra de los animales, pero no somos maltratadores», aseguró a la agencia Télam Huberto Pantanetti, miembro de la Asociación de Galgos de Competición.