La moral y los derechos


Paraná. Organizaciones sociales y políticas repudiaron el proyecto del gobierno nacional. (Télam)

Presentado como una respuesta igualitaria a una demanda histórica de distintos credos, el proyecto de ley de Libertad Religiosa enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso despertó preocupación entre organizaciones que luchan por la laicidad del Estado. En una carta dirigida al presidente de la Nación, Amnistía Internacional advirtió que el proyecto «busca favorecer un Estado pluriconfesional, con fuerte injerencia de las religiones en el ejercicio de los derechos de las personas y lo público». Las principales objeciones se relacionan con el artículo 7, que proclama el derecho a la objeción de conciencia. En virtud de este apartado, señala el documento, «cualquier docente podría limitar la enseñanza religiosa a la moral sexual cristiana (…) un juez de paz o un registro civil podría negarse a casar a un matrimonio entre parejas del mismo sexo basándose en principios morales o religiosos, violando el derecho a la igualdad y no discriminación de las personas, o una obra social podría negarse a proveer anticonceptivos aun existiendo una obligación legal para hacerlo y violando los derechos sexuales y reproductivos de jóvenes y adultos», ejemplificaron. En tanto, desde Católicas por el Derecho a Decidir aseguraron que la eventual aprobación del proyecto «irá en detrimento de los derechos sexuales y reproductivos, conquistas fundamentales para el pueblo más allá de cualquier credo».