«La siembra de Berta Cáceres», a cuatro años de su asesinato.

Este lunes se cumplieron cuatro años del asesinato de la activista ambiental hondureña Berta Cáceres. Su hija, Bertha Zúñiga, quien continuó la tarea de Berta al frente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, fue entrevistada por el matutino «Página/12». En ese diálogo expresó que «ella fue una figura tan significativa para el pueblo lenca, para el pueblo hondureño, que a pesar de que se hace un acto criminal a su vida, siempre está siendo convocada en las disputas territoriales, en el imaginario de resistencia, en la necesidad de transformar el país por las condiciones de militarización, de despojo empresarial, de corrupción, de violencia generalizada. También creemos que conmemorarla a ella no puede ser decidido por los que la asesinaron, que están en la impunidad. No pueden imponernos una muerte, que es lo que se pretendió hacer, el arrebatarnos. Se trata de decir que Berta va a seguir brotando en muchas luchas, en las nuevas generaciones, en las luchas de las mujeres, que es tan urgente y que viene marcando mucha presencia. En la lucha esencial por el agua. Eso significa para nosotros “la siembra de Berta Cáceres”».