La venganza de los hijos

Según el portal británico The Parent Zone, antes de que un niño cumpla 5 años sus padres habrán colgado, en promedio, 973 imágenes suyas en Facebook e Instagram. Obviamente, lo hacen sin su consentimiento y, en ocasiones, aun contra su voluntad. Este mes comenzó en Austria el primer juicio vinculado con esta nueva fuente de conflictos familiares. Se trata de la demanda realizada por una joven contra sus padres, que compartieron con sus 700 amigos de Facebook, a lo largo de siete años, 500 fotos que reflejan diferentes momentos de su infancia y que, según ella, fueron publicadas sin su consentimiento. La joven declaró que esas imágenes, que sus padres no quisieron borrar de Internet a pesar de sus sucesivos pedidos, violan su privacidad. «No les importó que estuviera sentada en el inodoro o desnuda en la cuna, con esos retratos cada momento privado se convirtió en algo público», declaró en una entrevista al diario austríaco Heute. Según un estudio realizado por la Universidad de Washington y publicado por The New York Times, los niños de entre 10 y 17 años están «realmente preocupados» por el modo en que sus padres compartían imágenes familiares en las redes sociales. En Estados Unidos ya tienen una palabra –«sharenting» (juego de palabras entre «share», compartir, y «parenting», paternidad)– para designar a esta nueva tendencia, que puede vulnerar la privacidad y los derechos de los niños.