Las mujeres que no están

(Foto: Lucas Buchberger)

El 18% de las víctimas de los femicidios cometidos en la Argentina durante 2017 habían realizado una denuncia previamente y el 12% tenía medidas de protección dictadas por la Justicia. A pesar de eso, «esas mujeres hoy ya no están», tal como aseguró, en diálogo con la agencia Télam, Raquel Vivanco, presidenta del Observatorio de la Violencia contra las Mujeres Ni Una Menos, responsable del relevamiento. El dato explica, según Vivanco, «las falencias del sistema judicial y del Estado en su conjunto», y las deficiencias en la aplicación de la ley 26.485, de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, que cuenta con un presupuesto mínimo y no garantiza, entre otros de los derechos enunciados por la norma, el patrocinio jurídico gratuito y especializado o las campañas para generar cambios culturales que permitan erradicar la violencia simbólica y económica contra las mujeres. El informe señala, además, que el 90% de los agresores eran hombres del círculo íntimo o conocidos de la víctima: parejas, exparejas o familiares; lo que habla, para Vivanco, de «lo cotidiano, lo terrible, lo naturalizado que está este flagelo». La organización informó que, lejos de disminuir, la cantidad de femicidios se mantuvo estable en lo que va de 2018: cada 29 horas, una argentina es asesinada por el hecho de ser mujer.