Leer «El Capital»

Arrancó en el CCC un espacio multidisciplinario para analizar en profundidad la obra cumbre de Carlos Marx y reflexionar sobre la coyuntura latinoamericana desde la perspectiva del pensador alemán. Incidencia en la corriente neoclásica.

Economía política. Schuster, Aronskind y Burgos abordaron el ideario crítico del filósofo. (Horacio Paone)

 

El año que viene se cumplen 150 años de la primera edición de El Capital, de Carlos Marx, y desde el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini queríamos utilizar esa efeméride como excusa no solo para hacer historia de su pensamiento, sino para analizarlo a partir de ciertas situaciones que ocurren en el presente que vivimos en Latinoamérica», destacó el investigador a cargo del departamento de Economía Política del CCC, Martín Burgos, en la primera charla del ciclo «A 150 años de El Capital de Carlos Marx», que propone un debate multidisciplinario sobre la obra cumbre del gran pensador y crítico del sistema capitalista. «Esta una obra universal que tienen que leer todos los que quieren saber de economía pero también de política y de filosofía», opinó el economista.
Además de Burgos, encabezaron el encuentro, realizado en la sala Raúl González Tuñón del CCC Floreal Gorini, Federico Schuster, filósofo y profesor de la Universidad de Buenos Aires, y Ricardo Aronskind, economista y profesor de la Universidad Nacional de General Sarmiento. «Hablar de El Capital –indicó Schuster– es hablar de un libro excepcional en su construcción, en su riqueza, en su complejidad de análisis y en su impacto. Excepcional, en definitiva, en la importancia intelectual, cultural, científica y política que tiene».

 

Filosofía de la praxis
En su exposición, el exdecano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA abordó la crítica que efectuó Marx a los filósofos de su tiempo, fundamentalmente a los pensadores que se encolumnaban detrás del llamado «hegelianismo de izquierda». Al respecto, destacó: «una filosofía materialista pero científica, una filosofía que dé cuenta de la constitución material del ser humano y la constitución material de la realidad en la que ese ser humano interviene, debe tener un fundamento sólido, no puede ser pura filosofía especulativa». «Lo más notable de la obra de Marx frente a toda la tradición inmediata, los debates de su tiempo, el contexto histórico de su época, es que Marx asumió un proyecto sistemático de enorme alcance –añadió Schuster–. Para discutir la idea sobre qué es el hombre y cómo se puede pensar la situación de la humanidad en el contexto de la verdad y el sistema conceptual, Marx propone una filosofía de la praxis».
En tanto, Aronskind dijo: «Desde mi punto de vista El Capital es la cumbre del pensamiento económico clásico. Coincido también con Federico en que constreñir este libro simplemente a la economía es incorrecto, y es el propio Marx quien nos abre un conjunto de puentes interdisciplinarios que a todos nos debería llamar a la reflexión», opinó. En su disertación, el economista mencionó el pensamiento económico neoclásico como el gran ganador frente a la tradición marxista, materializado en su presencia actual en el pensamiento de los negocios, en las principales academias y en los medios masivos de comunicación. «El problema, complicadísimo para el pensamiento económico, es que después de Marx, por las implicancias de su pensamiento y por lo que implicó en la historia económica, social concreta y política, fue necesario desmontar piedra sobre piedra el pensamiento marxista, y esa es la función histórica del pensamiento neoclásico dominante», consideró Aronskind.   
El ciclo, coordinado por los departamentos de Estudios Políticos y de Economía del CCC, culminará el año próximo con la organización de jornadas abiertas y participativas sobre la temática. A la par de esta propuesta, se va a desarrollar un taller colectivo de lectura, a cargo del economista Alexander Kodric, para analizar y reflexionar en profundidad sobre la obra escrita por Carlos Marx en 1867.