Letras cuyanas

En el marco de la Feria del Libro, se presentó Cuentos de la ruta del sol, antología que contiene los diez relatos ganadores del certamen literario regional organizado por Ediciones Desde la Gente y la Secretaría de Cultura de la provincia.


Otras voces. Alegre y Frías hicieron hincapié en el espíritu federal del concurso. (Eduardo Dolengiewich)

La Feria del Libro de Mendoza fue el marco elegido para la presentación de la antología Cuentos de la ruta del sol, integrada por diez relatos ganadores del Certamen Cuyo 2019, impulsado por el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos a través de Ediciones Desde la Gente (DLG), en conjunto con Ediciones Culturales (EC), perteneciente a la Secretaría de Cultura de la provincia de Mendoza. La categoría propuesta fue el cuento con tema libre, en el que participaron escritores y escritoras con residencia en San Juan, San Luis y Mendoza.
Walter Alegre, coordinador de DLG y Alejandro Frías, coordinador de EC, encabezaron la presentación en el Espacio Julio Le Parc, donde se realizó la feria. «El cuento es una pasión argentina y este concurso ayuda a conformar un atlas con autores de todo el país que no conocíamos, hay un premio económico, menciones y publicaciones de sus obras; para nosotros es un orgullo poder llevarlo adelante. Yo espié algunos debates del jurado y realmente fue muy difícil la elección por el altísimo nivel de todos los trabajos», afirmó Alegre. Juan Sasturain, Marina Arias y Leandro Hidalgo fueron los escritores encargados de seleccionar a los 10 textos ganadores. El primer premio fue para «La lluvia interminable», de Fernando Javier Hernández; en tanto que «Tallos y raíces», de Santiago Clément, y «Carlos Alfonso», de José Linares Díaz, quedaron en segundo y tercer lugar. El volumen se completa con las menciones, que fueron para los cuentos «El nombre de Germán», de Esteban Silvio Bermejo; «El Cristo nuestro», de Fernanda Rodríguez Briz; «Motus naturalis», de José Agustín Salomón; «Los postigos de la casa grande», de Stella Marys Ballarini; «La María», de Alejandra Nahir Adi; «Titi, el infante terrible», de Fernando Gabriel Timoner Alesci; y «Visitante», de Gabriel Fernando Jiménez.
En representación de la Secretaría de Cultura de Mendoza, Frías saludó el certamen y destacó la posibilidad que brinda DLG a los jóvenes escritores del interior del país, además de ser fundamental en la difusión de la obra de grandes escritores de Argentina y Latinoamérica. «Desde la Gente es un sello que uno ama, que atesoramos por el inmenso aporte de las ediciones y publicaciones, con un altísimo nivel simbólico y a muy bajo precio, lo que hace que no solamente sea una gran oportunidad para que nuestros narradores se conozcan en todo el país, sino que nuestra gente pueda acceder a libros fundamentales de la literatura argentina», expresó.
 
Tema libre
Alegre, en tanto, remarcó que el certamen fue de temática libre «porque no condicionamos al escritor para que trabaje sobre algo determinado, fomentamos la buena literatura sin importar de qué hable». «El producto de este libro –agregó– es muy diverso y el cuento ganador, «La lluvia interminable», es sorprendente, está basado en un hecho policial, tiene mucha dinámica, es un maravilloso thriller metafísico. Este libro es como un caleidoscopio que representa los enfoques, e intereses de esta zona del país».


El concurso tiene como antecedente a Se cuenta en las Sierras, certamen que convocó a escritores del Valle de Punilla, Córdoba, en el año 2018. En el caso de Cuentos de la ruta del sol, tal como dice el prólogo de la antología, los lectores «no solo tendrán un acceso a un panorama de lo que se escribe y cómo se escribe en este momento en la región sino que también podrán, con esta suerte de instantánea de la literatura cuyana, tender los puentes entre temáticas universales que atendieron artistas de todos los tiempos». Y destaca que el libro es una puerta de entrada a las letras de una región que, a través de nombres como los de Susana Bombal, Antonio Di Benedetto, Armando Tejada Gómez o Liliana Bodoc, entre muchos más, «aportó y aporta un gran caudal al enorme río de nuestra literatura».