Los 90 de Fidel

El CCC organizó actividades para conmemorar nueve décadas de vida de una de las figuras más trascendentes en la historia política latinoamericana. Participaron, entre otros, Eduardo Rinesi, Gabriela Diker, Manuel Santos y Eduardo Aliverti.


Colmada. Así lució la sala Solidaridad en el acto central por el cumpleaños de Castro. (Jorge Aloy)

 

Con la presencia de una delegación de la Embajada de Cuba, presidida por el ministro consejero Carlos Augusto Suanes Flexas, un entrañable aplauso del público inundó una sala Solidaridad colmada y dio inicio a la charla «Fidel Castro: intelectual y revolucionario», a propósito de los 90 años de vida del líder de la Revolución Cubana. El panel, que encabezó el director del Centro Cultural de la Cooperación, Juan Carlos Junio, se completó con la rectora de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) Gabriela Diker; el periodista Eduardo Aliverti; y Patricio Echegaray, secretario general del Partido Comunista.    
«Como Centro Cultural de izquierda resulta natural hacerle un homenaje a Fidel, porque tenemos la convicción de que no es posible ser de izquierda si no se apoya a la Revolución Cubana, al socialismo cubano y al comandante», dijo Junio, que relacionó este hecho político con las antiguas gestas independentistas del continente americano.  «La educación ha sido uno de los centros principales del pensamiento de Fidel y, al mismo tiempo, Fidel ha sido y es, probablemente, un centro en el desarrollo de las políticas educativas cubanas», dijo, por su parte, Diker. Aliverti subrayó el hecho de «la sobrevivencia de Cuba durante más de 50 años al lado del monstruo, una isla de 111.000 kilómetros cuadrados que sobrevivió sin convertirse en Haití». Por último, Echegaray explicó que la figura «fuera de serie» de Fidel Castro se nutre de personalidades como el libertador José Martí, el periodista Juan Antonio Mella y el escritor Rubén Martínez Villena. «Cuba es una especie de fragua cultural que permitió que se produjeran una serie de procesos, el primer país por el que entra la conquista española y el último país en liberarse de España, en el marco de una guerra inter imperialista entre España y Estados Unidos, evidentemente son fenómenos extraordinarios».  


Mesa. Villafañe, Amigo, Santos y Rinesi. (Jorge Aloy)

 

Todo sucedió en una isla
El departamento de Artes del CCC también organizó una mesa homenaje titulada «Shakespeare, La tempestad y Fidel Castro». Coordinada por Juano Villafañe (director artístico del CCC), la mesa estuvo integrada por Eduardo Rinesi (filósofo y politólogo), Sergio Amigo (director de teatro, docente y escritor) y Manuel Santos Iñurrieta (dramaturgo, actor e integrante del área de Teatro del CCC). «Nos pareció interesante tomar como punto de partida a la obra La tempestad para analizar lo que implicaron, en el marco de lo simbólico, para Nuestra América, esos personajes que desembarcaron alguna vez en alguna isla del Caribe», destacó Villafañe.  Rinesi, por su parte, agregó: «Evidentemente, poner a La Tempestad como excusa o como punto de intersección de estas dos circunstancias tan ostensiblemente disímiles es una idea muy razonable, puesto que nos permite pensar que esta obra de teatro nos puede ayudar a pensar la circunstancia latinoamericana, la circunstancia insular de Cuba, incluso del personaje al que le estamos festejando el cumpleaños, Fidel Castro». También hizo mención a la trama de la obra a la vez que destacó a sus personajes, Próspero, el mago, un europeo exiliado a la fuerza y dos habitantes de la isla que son una suerte de esclavos: Calibán, monstruoso, híbrido semi animal anfibio, y Ariel, angelical, etéreo y espiritual. Amigo realizó un análisis de la obra La tempestad e hizo lo mismo con la obra en general de Shakespeare. Y Santos Iñurrieta aportó, desde su veta actoral, un encendido homenaje a Castro recitando un texto de su autoría.