Los BOTE ayudaron al gobierno

El Ministerio de Finanzas logró ayer colocar 73.250 millones de pesos a través de una ampliación de bonos del Tesoro, denominados BOTE, a cinco y ochos años de plazo, con la ayuda de fondos de inversión amigos. El titular de esa cartera, Luis Caputo, celebró el resultado como un «voto de confianza» a la política económica. Sin embargo, para poder captar esos fondos debió reconocer una tasa de retorno promedio de 20% anual que, combinada con letras del Banco Central a un mes rindiendo un 40%, le permitió comprar treinta días de tregua hasta el próximo vencimiento de Lebac. Caputo, en conferencia de prensa junto a su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que no hubo colocación (compulsiva) a organismos públicos. En tanto, fuentes del mercado afirmaron que la mayor parte del monto colocado fue a los fondos Templeton Investments y BlackRock, que además colaboraron liquidando divisas para adquirir esos títulos. La aspiradora de Caputo logró secar lo suficiente la plaza para quitarle algo de presión a la corrida cambiaria, la cual el ministro calificó de «pequeña turbulencia» aunque haya costado 10.000 millones de dólares en reservas internacionales.