Los dueños del río

Como en Puerto Madero. El proyecto está destinado a los sectores de mayores recursos. (Marina Garber)

El proyecto del Gobierno porteño de construir un barrio de lujo con diez bloques de edificios de entre 18 y 29 metros en Costa Salguero deberá esperar. Pocos días después de que la Legislatura aprobara la rezonificación urbanística y habilitara así la privatización de una importante zona ribereña de la ciudad, la Justicia frenó la venta de los terrenos. En efecto, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario hizo lugar al recurso de apelación presentado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria y la diputada Gabriela Cerruti y estableció que hasta la finalización de la causa judicial no se puede comercializar el predio.
El Art. 8° de la Constitución de la Ciudad, que establece que «los espacios que forman parte del contorno ribereño de la Ciudad son públicos y de libre acceso y circulación», el artículo 27, que apunta a «la protección e incremento de los espacios públicos de acceso libre y gratuito, en particular la recuperación de las áreas costeras, y garantiza su uso común», y el Plan Urbano Ambiental, que prevé «destinar a uso público a los predios de dominio estatal que se desafecten en las riberas» forman parte de la normativa en la que se fundó la decisión del tribunal. La medida pone al menos un compás de espera en un emprendimiento resistido por organizaciones sociales y ambientalistas, que se movilizaron activamente contra este proyecto privatizador. «Quieren crear una ciudad dentro de la ciudad, solo para los más ricos», denunció Jonatan Baldiviezo, del Observatorio del Derecho a la Ciudad, uno de los firmantes de la acción de amparo ambiental presentada en la justicia porteña. «La planificación es para ir consolidando una urbanización al estilo Puerto Madero –agregó el abogado y activista–, que sea utilizado por los sectores de la Ciudad con mayores recursos económicos, generando una nueva fractura espacial y social».