Los gigantes van por todos los datos

Las corporaciones empresariales más grandes intentan asegurarse derechos y perpetuarlos a través de acuerdos comerciales, incluso en la OMC, que a su vez maniatan la reglamentación de interés público. De este modo, las cinco gigantes del área tecnológica –todas de Estados Unidos–, Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft, están reformando las normas de la economía digital del futuro tratando de obtener para ello un mandato dentro de la OMC y así negociar normas vinculantes rotuladas como de «comercio electrónico». Sin embargo, las normas que pretenden establecer abarcan mucho más de lo que se entiende por «comercio electrónico». Su primera prioridad es asegurarse el libre acceso al recurso más valioso en el mundo de hoy: los datos. Quieren que se les permita hacerse de los miles de millones de datos que producen diariamente los humanos interconectados digitalmente, trasladar o transferir esos datos a cualquier lugar que les plazca y guardarlos en servidores en cualquier lugar de su elección, que en la mayoría de los casos es Estados Unidos.