Luciana Peker


«La primera piedra contra el abuso fue terminar con la idea de que era una vergüenza y que lo que sucedía entre cuatro paredes y sin testigos en las casas, los
sets o las iglesias no era un problema público.»