Lula no se rinde a pesar de la condena

Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado a 12 años y un mes de prisión por el Supremo Tribunal Federal (STF) que, por seis votos contra cinco, rechazó el habeas corpus interpuesto por el expresidente. Así, habilitó el encarcelamiento aunque el exmandatario tiene hasta el próximo martes 10 de abril para presentar una apelación ante el tribunal de Porto Alegre. Hasta esa fecha no sería detenido. Ni bien se conoció el fallo del STF una avalancha de repudios se generó en América Latina y el mundo. «Todos sabemos que su “crimen” es haber sacado a 38 millones de brasileños de la pobreza. El poder popular volverá con la fuerza de un huracán. ¡Resiste!», se solidarizó el expresidente de Ecuador, Rafael Correa. Por su parte, Evo Morales sostuvo: «La verdadera razón de la condena al hermano Lula es impedir que vuelva a ser presidente de Brasil». A su vez, el bloque de diputados del Fpv-PJ advirtió por su parte que el pueblo de Brasil «está atravesando un golpe judicial sin precedentes». Asimismo, tanto Lula como el PT anunciaron que pese al fallo en contra del expresidente, seguirán defendiendo la candidatura en todas las instancias judiciales de Brasil y continuarán con la movilización popular.