Más problemas para Díaz Gilligan

La Unidad de Admisión y Detección Temprana de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas PIA realizará una investigación preliminar para determinar si existió un delito en la cuenta de 1,2 millones de dólares que figuraba a nombre del funcionario Valentín Díaz Gilligan en Andorra, en una guarida fiscal. También evaluarán si hay responsabilidades sobre otros funcionarios que debían controlarlo. Díaz Gilligan era el segundo del secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, quien también era su superior cuando Gilligan figuraba en las offshores y era funcionario en el Ente de Turismo porteño, conducido por De Andreis en 2014. La fiscalía especializada buscará determinar si el exfuncionario cometió algún delito, lo que se suma a la denuncia ya presentada por el diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade, que lo acusó por presunto lavado de activos y omisión maliciosa. «Diaz Gilligan incurrió, además, en nepotismo en su gestión: tiene a su pareja en el Ministerio de Turismo cobrando 150.000 pesos por mes y a su hermana, que trabaja en la subsecretaría general», señaló Tailhade, quien ratificará su denuncia penal ante el juzgado de Claudio Bonadío.