Masiva marcha en Moreno reclamó Justicia por Sandra y Rubén

Una vez más las pantacartas pedían por Justicia. Y en los carteles se multiplicaban las fotos con los rostros de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, la vicedirectora y el portero que murieron el 2 de agosto debido a la explosión generada por una pérdida de gas en la Escuela Nº 49. Una muchedumbre en la que había docentes y compañeros de las víctimas, estudiantes y padres de los alumnos que insistieron con su reclamo por mejoras edilicias en los edificios educativos. En ese distrito la mayoría de las escuelas sigue sin clases a la espera de inspecciones y realización de obras. A las 8.06, hora exacta en la que ocurrió la explosión, la caravana partió hacia la Municipalidad, llegó después a la Fiscalía que investiga las responsabilidades en la tragedia y luego finalizarán en el Consejo Escolar donde van a montar una olla popular. «Hace dos meses que perdimos a dos personas maravillosas, con vocación, como lo eran Sandra y Rubén. La angustia y la tristeza se transformaron en energía y fuerza para seguir luchando por Justicia y para que no haya muertes innecesarias», abrió el discurso una docente de la Escuela N.º 49, compañera de los trabajadores fallecidos. Para la maestra, la explosión del 2 de agosto «destapó una gran olla», la de todas las necesidades de las escuelas, que repercutió en la unidad de maestros, directivos, padres«y todo el pueblo de Moreno». Como se sabe, en ese partido del Conurbano, cientos de escuelas permanecen cerradas hasta que se cumplan las pautas mínimas para su funcionamiento.