Mea culpa del papa Francisco sobre abusos sexuales en Chile

En una carta enviada a la jerarquía eclesiástica chilena, el papa Francisco reconoció sus «graves equivocaciones de valoración» sobre el caso de encubrimiento de abusos sexuales del que está acusado el obispo chileno Juan Barros y que le hicieron sentir «dolor y vergüenza». «En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada», señala la misiva a los obispos chilenos, a los que convocó para analizar la situación. Francisco, que en enero, en su visita a Chile, defendió a Juan Barros (el obispo cuestionado ofició la misa junto al pontífice), envió un mensaje a los obispos chilenos después de recibir el informe del arzobispo maltés Charles Scicluna, que viajó a Chile para atender a los testimonios de las víctimas de los abusos. «Ahora, tras una lectura pausada de las actas de dicha “misión especial”, creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza», subrayó el pontífice.