Misogynoir

Un enterito negro ceñido al cuerpo: ese fue el atuendo elegido por la tenista Serena Williams para su regreso a Roland Garros tras más de un año alejada del deporte por su embarazo, parto y puerperio. Su traje de «guerrera», como ella lo describió, no respondía solo a razones estéticas, sino que estaba diseñado para prevenir problemas de circulación.
Hubo polémica y la Federación francesa de Tenis decidió prohibir ese tipo de vestimenta. La medida fue criticada por feministas como una forma de control del cuerpo y un acto de «misogynoir», neologismo compuesto por misogyny (misoginia) y noir (negro/a) utilizado para designar una forma de discriminación en el que se cruzan el género y la raza.
Williams le restó importancia al incidente. Pero poco después, en el US Open, optó por un atuendo que exageraba irónicamente los rasgos considerados femeninos: un vestido con tutú, semejante a los trajes de bailarina. Seguramente no faltará, una vez más, algún varón dispuesto a decirle a una de las mejores tenistas del mundo cómo tiene que vestirse.


(ARCHAMBAULT/AFP/DACHARY)