Nordelta

La ciudad-pueblo de Nordelta volvió a ser noticia por el espíritu clasista que impregna el accionar de muchos de sus moradores. Esta vez les tocó sentir el rigor a las trabajadoras domésticas, a quienes la empresa de combis MaryGo no les permite viajar para acceder al megaemprendimiento situado en Tigre. Según la empresa, la prohibición nace del propio pedido de los habitantes del lugar, que no quieren viajar con ellas. «Compañeras han escuchado a sus patronas decir que no querían viajar con nosotras por nuestra forma de vestir, porque algunas hablan guaraní y porque tenemos mal olor», denunció Marta, una empleada doméstica, a Página/12.


(NA/MUNICIPIO DE TIGRE)