Nueva ola tarifaria

El gobierno ha reactivado el programa de subas tarifarias que venía postergando por razones electorales. Ya están programadas las audiencias públicas para tratar los incrementos en materia de gas natural y electricidad. La idea es seguir bajando las partidas destinadas a los subsidios y, de esa manera, cumplir con la meta de reducción del déficit primario anunciada en su momento.
Respecto al gas, los aumentos regirán a partir del 1º de diciembre. A la ya anunciada suba del precio en boca de pozo y de los márgenes de transporte y distribución, se agregan algunas «sorpresas». Por un lado, aumentará el cargo que financia el fondo fiduciario para sostener menores tarifas en las zonas más frías del país, el que pasará de 0,004 pesos a 0,10 pesos por metro cúbico. La idea es que los usuarios del resto del país solventen totalmente ese fondo y eliminar así la asistencia del fisco. Además, se plantea una fuerte merma en los beneficios por ahorro en el consumo y se incluye también un límite en el volumen de gas bajo «tarifa social». Con todo, en abril y en octubre llegarán nuevas olas de aumentos.
Respecto a la electricidad, la «historia» es similar: un llamado a audiencias con el objeto de salvar las apariencias, dado que los incrementos que regirán a partir de diciembre ya están decididos, tanto respecto al costo de la energía como a los márgenes de transporte y distribución. No habría que descartar otra «sorpresa», como en el caso del gas. Nuevos aumentos deberían comenzar a regir en febrero.
Junto con otros aumentos que se avizoran en materia de transporte, se presenta un duro panorama para el poder adquisitivo salarial, por lo que es de esperar que el consumo se vea afectado durante el primer semestre del año próximo.