Ocho policías federales al banquillo por crímenes de lesa humanidad

Ocho exigentes, que integraron un comando de la Superintendencia de Seguridad Federal, fueron procesados por el juez Daniel Rafecas debido a su participación en el asesinato de tres militantes durante la última dictadura cívico-militar. Con el análisis de pericias de Gendarmería, de registros de la Policía Federal y de testimonios de vecinos y vecinas del edificio de Bacacay 2215, Rafecas consideró que había pruebas suficientes para procesar, por delitos de lesa humanidad, al comisario retirado Juan Carlos Carrera y al subinspector Esteban Sanguinetti –quien hasta el momento de ser indagado trabajaba en la Policía de la Ciudad de Buenos Aires– como coautores de los asesinatos de Mario Frías Pereira, Patricia Claria Pedernera y Liliana Griffin. A estos se sumaron Norberto Varcasia, Rodolfo Oviedo, Antonio Imbrogiano, Miguel Ángel Boiffier, Guillermo Dolz y Carlos Berón en calidad de partícipes secundarios, otros seis integrantes de la patota que el juez entiende que formaron 14 efectivos de Coordinación Federal.