Ofensiva regional de la derecha

Reflexión. Coordinadas por Silvestini, Rauber y Luzzani analizaron la coyuntura. (Guadalupe Lombardo)

En la sala Meyer Dubrovsky del CCC Floreal Gorini, la periodista especializada en política internacional, Telma Luzzani e Isabel Rauber, doctora en filosofía y profesora de la Universidad Nacional de Lanús, disertaron en la charla «Nuestra América, siglo XXI en resistencia», organizada por la Asociación para la Unidad de Nuestra América. Participó del encuentro, coordinado por Nita Silvestrini, presidenta de la AUNA, Norma Sánchez, cónsul de la Embajada de Cuba en Argentina.
Dentro del cuadro de situación actual de la región, signada por el avance de las derechas en el poder, Luzzani encaró su disertación desde el aspecto militar, «uno de los puntales en donde estos nuevos gobiernos neoliberales están poniendo su máximo esfuerzo». La autora del libro Territorios vigilados. Cómo opera la red de bases militares norteamericanas en Sudamérica destacó que las campañas represivas suelen estar asociadas con el «discurso del orden», una narrativa que permite «una normalización de lo ilegal» y tiene el apoyo de vastos sectores conservadores de la clase media. «Esto ocurre fundamentalmente en Brasil y en Argentina –agregó Luzzani–, en donde, además de esta naturalización, se procedió a la destrucción del modelo anterior». «Hay un intento claro –opinó la periodista– de empezar a imponer lo que podríamos llamar la doctrina de seguridad, porque busca otra vez al enemigo interno».
Para Rauber, en tanto, «estamos viviendo un tiempo de una peligrosidad que yo caracterizo como “contrarrevolución preventiva global”, que no sabemos cuánto tiempo puede durar». Según la filósofa, existe un afán sin límites de aniquilamiento de toda posibilidad de oposición. «No me refiero solo a la oposición de partidos, sino también a nivel individual. Por eso, el tema de la disputa de las mentes, que nosotros llamamos batalla cultural, es muy relevante». Asimismo, Rauber sostuvo que la «contrarrevolución preventiva global» se producirá como antesala de lo que denominó como «guerra preventiva global» y que implica una transformación muy profunda y «raizal» de la democracia que conocíamos en el mundo del siglo xx. Dentro de esa transformación destacó la «judialización de la política».
Las expositoras advirtieron que hay que prepararse «política, cultural e ideológicamente» para enfrentar esta embestida regional. «Es una tarea imprescindible que –concluyeron– debemos hacer de boca a boca, en las redes y en todos ámbitos posibles».