Oficializan la propuesta a los acreedores

El Gobierno nacional oficializó la oferta presentada a sus acreedores privados, la cual contempla una quita del 62% sobre los intereses y de 5,4% sobre el capital para comenzar a pagar en 2023, tras un pedido de gracia por tres años. En ese sentido, Argentina plantea un canje de 66.238 millones de dólares, con una quita de 37.900 millones de la misma moneda en intereses y de 3.600 millones del capital. El Gobierno plantea una estructura de bonos amortizables con tasas de interés escalonadas nunca mayores al 5%, quitas de capital que van entre 12% y 18% para los papeles de más corto plazo según la moneda, un esquema de «opcionalidades» para elegir los nuevos bonos y diluir el poder de los bonistas y vencimientos hasta 2047. En 2023 Argentina empezaría a abonar una tasa de interés de 0,5%, pero las mismas irían creciendo hasta un cupón promedio que rondaría finalmente el 2,33%. En el DNU que lo oficilizó se indica que «para resolver la situación de inconsistencia macroeconómica, resulta fundamental la implementación de políticas de deuda como parte de un programa integral diseñado con el objetivo de recuperar un crecimiento sostenible de la economía y restaurar la sostenibilidad de la deuda pública». Asegura, además, que «la pandemia del coronavirus COVID-19 ha alterado los plazos previstos oportunamente en el Cronograma de acciones para la gestión del Proceso de Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa».