Panorama complejo

Como parte de su agenda de conferencias para asociados y público en general, la filial porteña del banco cooperativo convocó al economista e investigador del CCC, Martín Burgos, quien brindó su perspectiva sobre la coyuntura nacional.

Actualidad. El economista habló de tarifas, dólar, inflación y deuda externa. (Diego Martínez)
 

En el auditorio Jacobo Laks de la filial Monserrat de Credicoop, se llevó a cabo una charla de Martín Burgos (economista y coordinador del departamento de Economía del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini), que motivó la concurrencia de asociados, comerciantes y vecinos de la zona para escuchar su disertación, bajo el título Perspectivas económicas 2017. El presidente de la comisión de asociados, Héctor Losino, luego de presentar al expositor junto con Germán di María (ejecutivo de cuentas de la filial porteña del banco cooperativo), expresó: «Como habitualmente hace nuestro banco, siempre queremos que los asociados se acerquen a nuestra entidad a través de este tipo de actividades».  
El investigador del CCC Floreal Gorini abordó en su exposición temas como inflación, subsidios, falta de dólares y relación de las esferas pública y privada.  
El primer punto fue el tema energía y subcidios. Burgos se explayó sobre la problemática, que calificó como «estructural», y fue contundente al respecto al afirmar que «hay menos cortes este año, pero no porque se hayan hecho inversiones, sino porque hay menos consumo». Y añadió: «En el modelo de privatizaciones de Edesur y Edenor, hay una punta como para empezar a pensar sobre todo qué queremos, si algo todo privado, con tarifas altas, o algo todo público, con tarifas bajas, pero que también tienen que implicar actores claves que son públicos».  
Para explicar los vínculos entre Estado y mercado, el economista señaló: «Todo lo que gasta el Estado termina en manos de privados y ese es un punto muy conflictivo para la teoría neoclásica, que dice que Estado y mercado compiten. Lo que nosotros queremos plantear es que son complementarios».
Ante el problema recurrente de falta de dólares para la industria argentina, Burgos recordó que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner decidió, en 2011, ponerle freno a la creciente fuga de capitales instalando el control cambiario. Tal como previó el especialista en economía, la liberación del mercado de divisas durante el inicio de la gestión Cambiemos no solo no trajo la anunciada «lluvia de inversiones» para el sector industrial, sino que derivó en mayor fuga de capitales, inflación, caída del salario, caída de la producción y mayor desempleo. Sumándole a tal panorama la existencia de «un contexto internacional desfavorable para los negocios». Burgos dijo además que la magnitud de la deuda externa de la actual gestión asciende a 55.000 millones de dólares y puede comparase con la que tomó la última dictadura durante 7 años; y cerró su ponencia destacando el rol del Estado como inversor clave y como «actor principal de desarrollo».