Panorama venturoso

Con la presencia de autoridades y asociados, la tarjeta de crédito cooperativa presentó los puntos más destacados de la Memoria y Balance del 23º ejercicio de la entidad. Resultados comerciales positivos y más avances institucionales.

 

Mesa. Picchio, Vázquez, Peters y Salerno encabezaron la Asamblea 2015. (Juan C. Quiles/3 estudio)

Como cada año, la tarjeta de crédito Cabal celebró su asamblea general ordinaria, donde se presentaron los puntos más destacados del 23º ejercicio de la herramienta financiera cooperativa. Rubén Vázquez, presidente de la entidad; Carlos Peters, vicepresidente; y Juan Carlos Picchio, secretario, fueron los integrantes del Consejo de Administración que dieron a conocer, junto con el gerente, Gustavo Salerno, el orden del día que, entre diversas cuestiones, puso a consideración la Memoria 2014/2015, documento que repasó la evolución económica del país desde 2002 a la fecha y subrayó las perspectivas para los años venideros. A la par, el documento analizó el contexto internacional y señaló: «A pesar de las dificultades económicas internacionales y su reflejo en nuestro país, nuestra cooperativa desplegó una intensa actividad económica comercial y operativa basada en el esfuerzo, dedicación y creatividad de sus directivos, funcionarios y empleados, lo que permitió seguir consolidando su presencia en el mercado de medios de pago de nuestro país». Luego de la conformación de las comisiones escrutadoras y de poderes junto con la designación de delgados para la firma del acta, Diego Urso, Verónica San Martín y Liliana Carpenzano dieron a conocer el balance y los informes de la auditoría sobre estados contables comparativos y de la sindicatura, respectivamente. Asimismo, quedó reflejada en la Memoria y Balance del 23º ejercicio de Cabal la evolución de sus principales productos que, según consta en el documento, han arrojado resultados positivos: las tarjetas en circulación tuvieron un incremento del 7%; las cuentas con consumo, del 9%; el consumo de los usuarios, del 43%; el saldo de cartera financiada, del 40%, y las compras procesadas, del 6%. También se destacó allí el crecimiento en las compras y en el número de transacciones realizadas con las tarjetas de crédito, débito y precargadas, la incorporación de nuevos establecimientos a la red comercial, la implementación de una nueva central telefónica con tecnología IP-Asterix y la actualización del equipamiento tecnológico con una nueva máquina personalizadora de producción de tarjetas. Al término de la asamblea, Peters destacó la importancia de tomar conciencia de que los buenos resultados del ejercicio «tienen que ver con una buena gestión y también con una participación generalizada de un país que ha crecido y que lo ha demostrado en lo cotidiano».

Pablo de Micheli