Pequeños uniformados

Como «una aberración» definió Nora Schulman, directora del Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, a los proyectos de creación de policías infantiles como el que recientemente anunció el gobierno de la provincia de Catamarca. Lanzada hace apenas unas semanas, la convocatoria está dirigida a chicos de 6 a 14 años y apunta a «elevar el espíritu patriótico y cultural, apoyando la educación escolar y familiar a través de múltiples actividades». En apenas dos días se cubrieron las 400 vacantes disponibles. Las numerosas críticas obligaron a cambiarle el nombre –ahora se denomina «Proyecto pedagógico de recreación e integración»–, pero su espíritu es el mismo que llevó en 2011 a Nilda Garré, entonces ministra de Seguridad, a ordenar la disolución de estos cuerpos policiales, por considerar que «los niños y los menores de edad no deben educarse dentro de ambientes de las instituciones de seguridad».