Policías de EEUU piden perdón por crimen de Floyd

Con una rodilla en el suelo, cientos de policías en EE.UU. pidieron perdón por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un agente de Mineápolis, tras las oleadas de protestas en todo el país. Las ciudades de Los Ángeles (California), Portland (Oregón), Miami (Florida), Santa Cruz (California), Nueva York, Des Moines (Iowa) y Washington D.C., entre otros lugares, fueron escenario de episodios de este tipo, en los que los agentes de policía intentaron solidarizarse con los manifestantes y protestar contra la violencia policial contra las minorías que parece endémica. Este gesto, aplaudido por muchos por su simbología, también ha sido tachado de «insuficiente» y «teatral» por manifestantes y críticos de la policía, tanto en declaraciones a medios locales como en redes sociales. Una de las imágenes más populares de las últimas horas la protagonizó el jefe del Departamento de Policía de Santa Cruz, Andrew Mills, blanco y uniformado, al arrodillarse al lado del alcalde de esa urbe, Justin Cummings, negro, durante una de las manifestaciones convocadas en esa ciudad, a unos 120 kilómetros de San Francisco.